Ventreblanc

Toda la actualidad en un solo lugar.


Ventreblanc

Peculiaridades de la alimentación durante el primer año de vida

alimentacion en bebes

Durante el primer año de vida, el cuerpo del niño experimenta grandes cambios. Algunos de estos cambios están relacionados con la dieta, el sistema digestivo y la formación de las papilas gustativas del bebé. Estas son las características más importantes de la alimentación infantil durante su primer año.

Desde el nacimiento hasta los 6 meses

Durante los primeros 6 meses el bebé depende en gran parte de la leche materna, que le aporta los nutrientes necesarios para su desarrollo. La leche materna es el mejor alimento para un recién nacido, porque de esta forma adquiere todos las sustancias que necesita su organismo. Inicialmente la alimentación de los bebés debe llevarse a cabo cada dos o tres horas, pero con el paso del tiempo los intervalos comienzan a aumentar gradualmente. También es importante amamantar a tu niño en un lugar tranquilo para que así no pueda distraerse mientras come.

Desde el sexto al noveno mes

Después de seis meses debes comenzar a introducir gradualmente nuevos alimentos al menú de tu niño. Comienza una nueva etapa para tu niño cuando prueba por primera vez comida y bebida que no sea leche materna. Es importante que el niño solo pruebe un producto diferente al día, ya que el objetivo de esto es comprobar si el bebé es alérgico o no a los alimentos.

Durante este período comienza a darle purés de verduras y frutas sin gluten. En el octavo mes puedes empezar a incluir un poco de carne en el menú del niño ya que el sistema alimentario se encuentra más desarrollado. Durante estos 3 meses unas 4 comidas al día son suficientes para el niño y deben incluir el desayuno, un almuerzo, una merienda ligera y cena.

Del noveno al doceavo mes

Después del noveno mes comienza la introducción de alimentos sólidos en el menú del niño. Por otra parte, es el momento de comprobar si el niño está listo para comer también pescado. Las comidas pueden aumentar de 4 a 5 porque el niño necesita comer más ya que quema más energía. Su menú diario debe incluir el desayuno, una comida intermedia, almuerzo, merienda y cena.

Debes intentar llamar la atención del niño a la hora de alimentarlo, para ello puedes usar cucharitas y cubiertos de dibujos y colores.

Al final del primer año comenzarán a surgir las preferencias de los niños sobre ciertos alimentos, pero no olvides que su menú debe ser lo suficientemente variado y rico en nutrientes beneficiosos.

Recuerda que cada niño es diferente, así que no debes necesariamente cumplir con el seguimiento estricto de este programa. Consulta al médico de tu hijo sobre qué alimentos no son adecuados para el bebé y cuáles son los más recomendados. Evita que el niño tome alimentos compuestos por huevos, leche o miel ya que son más propensos a provocar alergias.


Comments are closed.